Antivacunas ¿Peligro para la salud pública? o ¿Moda?

Algunas personas, cuestionan la eficacia y los efectos secundarios de uno de los mayores avances de la medicina, creando el movimiento antivacunas.

Una vacuna es una preparación destinada a generar inmunidad adquirida contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos.


El mundo es el hogar de 7 millones 300 mil de personas, las cuales cada una tiene una mentalidad propia, una ideología, un estilo de vida único, el cual es muy respetable ante la sociedad o los ojos de alguien más; sin embargo, el respeto a todo tipo de creencias, ideas y costumbres ¿Puede ser corrompido cuando la salud pública de nuestra sociedad está en riesgo?

De acuerdo con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a largo de los años han existido muchos mitos y creencias acerca de las vacunas, que han producido alarma social y sanitaria, lo que genera desconfianza y la acción de no vacunar a un niño por dichos mitos, lo que pone en riesgo la salud del infante, su familia y su entorno.

Algunos de estos mitos son: 

“Es mejor inmunizarse padeciendo la enfermedad que a través de las vacunas”

“La vacuna combinada contra la difteria, el tétanos y la tosferina puede provocar el síndrome de muerte súbita del lactante o SMSL” 

o la que la mayoría de las madres antivacunas creen: “Las vacunas causan autismo” .

Expertos en medicina y biología aseguran que “las vacunas son muy importantes a nivel mundial, la indemnización evita más de 6 millones de muertes al año”. Ya que sin las vacunas, la población mundial quedaría indefensa ante los múltiples virus y enfermedades que existen e incluso podrían llegar a resucitar enfermedades que se consideran ya controladas como el sarampión o la difteria.

No podemos olvidar que las vacunas no solo protegen a los vacunados, sino que también protegen a personas no vacunadas, los vacunados hacen un efecto barrera que evita que enfermen aquellas personas que no se pueden vacunar por motivos de salud.

Lo que algunas personas no comprenden es que, si bien se ha logrado la eliminación, la transmisión local de alguna enfermedad aún produce brotes, causados por las importaciones del virus con viajeros del mundo.

Según la OMS, estas exposiciones a menudo ocurren en reuniones masivas, como una visita a un parque de atracciones, un hotel lujoso, un concierto de música masiva, donde conviven miles de personas.

Lo que tampoco entienden los antivacunas es lo peligroso que puede llegar a ser este movimiento, ya que el daño que generan las enfermedades en su mayoría es irreversible y su forma de contagiarse es muy sencilla de propagarse a través del aire o el contacto con los objetos que ha tocado la persona infectada. Por ejemplo que dos niños pequeños viajen en transporte público y que interactúen con la ventana y el asiento.

Por eso es importante vacunarnos contra todo tipo de enfermedades, realizar constantemente chequeos médicos y aplicar refuerzos de las vacunas contra virus que mutan con más frecuencia como la influenza, la difteria, la hepatitis, el tetanos y las paperas.

Podemos vacunarnos en el centro de salud más cercano, se calcula que solo el invierno pasado, el IMSS aplicó mas de 13 millones de vacunas contra la influenza.

About Muñoz Michelle

Powered by moviekillers.com