Home / Mamá al día / Dejar pilas al alcance de tu bebé puede ser mortal

Dejar pilas al alcance de tu bebé puede ser mortal

La curiosidad en los niños es el primer paso para su aprendizaje. Desde que nacen, empiezan a sentir interés por todo lo que los rodea y la boca en el primer conducto que utilizan para reconocer lo que esta a su alrededor.

Sin embargo, en algunas ocasiones, esta acción puede ser un peligro mortal para los pequeños sobre todo si lo que esta a su alrededor es diminuto y fácil de tragar, como son las pilas.

Las pilas de botón planas son los objetos que con más frecuencia introducen los niños a la boca, y tienen que ser retiradas, miden de 2 a 2.5 centímetros.

La ingestión accidental de pilas planas es frecuente en menores de cinco años de edad y por ello se recomienda a los padres evitar juguetes, control remoto, relojes y demás artículos que usen pilas; o mantenerlos lejos del alcance de los niños para evitar accidentes.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda servicios especializados de endoscopía y cirugía para atender estos casos, que en promedio son atendidos – en el Servicio de Gastroenterología del Hospital de Pediatría del CMN Siglo XXI- de tres a cinco niños por mes.

Lo anterior, debido a que por la curiosidad innata de los menores, en su afán de reconocer objetos se los llevan a la boca y los tragan accidentalmente.

¿Qué pasa si mi pequeño se come un pila?

La doctora Beatriz González Ortiz precisó que el esófago es uno de los órganos más afectado por estos accidentes, ya que cuando la pila se impacta y permanece ahí mucho tiempo, ésta se abre y puede liberar material tóxico que quema la mucosa.

Además, indicó, se corre el riesgo de que la pila libere corriente eléctrica y esto puede perforar la pared esofágica, ya que las pilas contienen 3 o 5 voltios dependiendo del tipo y tamaño de pila que haya ingerido el niño.

Dijo que este cuadro es más frecuente en menores de 5 años, quienes tienen juguetes en los que se incluyen pilas y tienen acceso a relojes o controles remoto de audio o video, que también utilizan estos aditamentos.

Resaltó que si el menor ingirió la pila y los padres no se dieron cuenta, los síntomas que se presentan son tos, dificultad para tragar, dolor en el pecho, salivación, babeo y fiebre causados por la liberación del material corrosivo después de cuatro horas de estar atorada en el esófago.

Subrayó que ante la sospecha de ingestión de una pila, no se debe administrar ningún alimento ni remedio, porque puede originar vómito, bronco aspiración, liberar calor e incrementar el daño; por tanto, se debe dejar al niño en ayuno y acudir inmediatamente al servicio de Urgencias del Seguro Social para realizar una radiografía que permita ubicar la pila.

La gastroenteróloga pediatra destacó que en el IMSS se realiza la extracción endoscópica bajo anestesia general y se valora el daño residual que ésta causó en el esófago, ya que una vez que se retira la pila, el daño puede continuar y si la pared esofágica se perfora puede romper la aorta, el vaso más grande del cuerpo y provocar sangrado masivo.

González Ortiz dijo que cuando la pila causó ruptura del esófago o no es posible extraerla por endoscopía por la severidad del daño, es necesaria la extracción y reparación por cirugía.

About Circe Vargón

Powered by moviekillers.com