Home / Mamá al día / Mutismo selectivo: un monstruo silencioso

Mutismo selectivo: un monstruo silencioso

Existen diversos tipos de trastornos mentales caracterizados, en general, por una combinación de alteraciones en los procesos cognitivos, que producen malestar, discapacidad o riesgo de morir.  

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud Mental realizada en México en el 2011, un 18% de la población urbana de entre 15 y 64 años sufre algún trastorno del estado de ánimo como ansiedad, depresión o fobia.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) descubrió que, entre 2000 y 2013, la tasa de suicidas en el país pasó de 3.5 a 4.9 casos por cada 100 mil habitantes. Los trastornos mentales son el principal factor de riesgo para suicidio y otro tipo de lesiones autoinflingidas como cortaduras, quemaduras, heridas e intoxicaciones.  

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM por sus siglas en inglés), editado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA), clasifica los trastornos según sus características.

Dentro de las categorías incluidas en el DSM encontramos la de “Trastornos de inicio en la infancia, la niñez o la adolescencia”, en la cual se encuentra enlistado el “mutismo selectivo”.

Según un artículo publicado por la página de Servicios Psicológicos Integrales de México, dicho trastorno se presenta en raras ocasiones (con un 0.03% a 1% de prevalencia) por lo cual no se diagnostica comúnmente. Aunque anteriormente era un padecimiento considerado como exclusivo de la infancia, actualmente se considera que también puede afectar a adultos.


¿Qué es el mutismo selectivo?

“El mutismo selectivo es un trastorno que se da comúnmente en niños menores de 5 años y lo caracteriza la negación del niño a hablar con personas ajenas al entorno familiar. Es decir, con sus seres queridos no tiene problemas para expresarse, pero en la escuela o con familiares lejanos, presenta un mutismo total”,explicó la psicoanalista egresada del Instituto Politécnico Nacional, Pilar Cortes.


Los niños diagnosticados con este trastorno no tienen problemas de lenguaje. La situación, en realidad, está más relacionada con otros trastornos como la fobia social.

Es en la etapa escolar cuando más se evidencian los síntomas porque el infante sale del seno familiar y se enfrenta a un entorno desconocido. Es ahí cuando los padres y maestros se da cuenta de que al pequeño no le gusta participar en clase ni hacer actividades con los demás compañeros.

Según estudios realizados recientemente, la genética tiene un papel primordial en el desarrollo del mutismo selectivo, ya que un niño tiene más probabilidad de padecerlo si sus padres sufren, o sufrieron, ansiedad social o personalidad evitativa.

Se suele confundir el mutismo con la ansiedad social, sin embargo, son diferentes:

“A los niños con ansiedad social les resulta muy difícil relacionarse con los demás, sin embargo, poco a poco se van adaptando hasta que se sienten cómodos, es así como consiguen entablar amistad con algunos niños. Los niños con mutismo no consiguen eso”, señaló la psicoanalista.



¿Cuál es el tratamiento adecuado?

Con respecto al tratamiento se recomiendan las terapias de exposición que consisten en enfrentar, de manera controlada y gradual, al individuo con aquello a lo que tanto teme.

La inmersión progresiva también resulta muy eficaz. En ella, el niño estará acompañado, por una persona de su entera confianza, en aquellos lugares donde más trabajo le cueste desenvolverse.  

Desarrollar en el niño habilidades sociales es importante porque así se sienten más confiados respecto a lo que deben hacer en esas situaciones.

Un método alternativo al psicológico para ayudar a las personas que sufren mutismo selectivo es el psiquiátrico.

“El tratamiento más recomendado es el psicológico, pero puede ir acompañado de fármacos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, usados para tratar la depresión y la ansiedad más comúnmente”, apuntó el psiquiatra Osvaldo León


El involucramiento de la familia para que el paciente mejore también es importante. Tanto es así que podría ser necesario tomar terapia familiar, en la que el especialista otorgue una serie de instrucciones que se deberán implementar.

Hay que recordar que no se le debe criticar al niño por su ausencia de habla, ni obligarlo a hacerlo de manera agresiva, eso solo empeoraría la situación.

A pesar de ser un trastorno poco conocido, en internet existe mucha información al respecto, por ejemplo, la página de Facebook: https://es-la.facebook.com/MutismoSelectivoMexico/ en la cual se enontraran entrevistas con expertos y testimonios.

En este, como en muchos otros padecimientos, el conocimiento de los síntomas, las causas y el tratamiento, permiten que el paciente obtenga una mejor calidad de vida.

About Arleking

Powered by moviekillers.com