Home / Mamá al día / Niños también pueden recurrir a comer de manera emocional

Niños también pueden recurrir a comer de manera emocional

Comer de manera emocional es hacerlo en respuesta a sentimientos negativos como ansiedad, depresión o enojo y no por una necesidad de alimentación fisiológica.

Este tipo de comportamiento, que está ligado a la obesidad y sobrepeso, es más común en los adolescentes y adultos, pero los niños lo van aprendiendo conforme van creciendo.

De acuerdo con un estudio publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, Teach our children when to eat, los niños menores de cinco años generalmente pierden el apetito en situaciones de estrés porque su sistema digestivo baja su actividad como respuesta a esos momentos.

A partir de los cinco años y conforme crecen, los niños tienen mayor tendencia a comer como respuesta a ciertos estados de ánimo negativos.

Además del control de las emociones, el gran problema es que cuando se tiene este tipo de hambre no se eligen alimentos nutritivos, sino comida dulce o alta en calorías que genera aumento de peso.

¿Cómo saber si mi hijo come por estrés?

Es importante aprender a identificar estos comportamientos en tus hijos para saber qué les está molestando y poder hablar del tema para evitar atracones de comida.

Procura tener en casa alimentos nutritivos como frutas y frutos secos, con ellos podrías saciar la necesidad de lo dulce o satisfacer la sensación de comer algo crujiente, que son los tipos de alimentos que se buscan en una situación emocional.

Hablar de lo que les estresa o molesta ayudará a que conforme crezcan puedan ser conscientes de cuándo tienen hambre emocional y cuándo es real, de esta manera se puede prevenir muy bien que de adolescentes puedan generar sobrepeso y obesidad por usar la comida como un método para enfrentar sus emociones.

About El Asertivo

Powered by moviekillers.com