Home / Mamá al día / Obligar a tu hijo a comer genera experiencias desagradables

Obligar a tu hijo a comer genera experiencias desagradables

Especialistas en nutrición infantil aseguran que obligar a los niño a comer  minimiza su derechos a decidir y genera en ellos experiencias desagradables contra la comida que en ocasiones pueden desencadenar problemas alimenticios o trastornos cuando entran a la adolescencia. 

Sin duda una de las grandes preocupaciones para los padres, es la alimentación de los pequeños. Todos están preocupados por su nutrición y muchas veces, en ese afán de tener niños “sanos”, se les obliga a comer, creando en ellos un cierto trauma hacia este momento del día.

Sin embargo, diversos especialistas concluyen que el “no obligar a tu hijo a comer es mejor”.

La Academia Americana de Pediatría, a finales de los 70, reveló en un estudio que el apetito del niño “es errático e impredecible”, y no debe forzarse a comer.

Ante esto, la especialista Gloria Colli, recomendó hacer de la hora de la comida un momento de paz y tranquilad,  para que el pequeño relacione este momento ameno con el ingerir alimentos.

Te puede interesar: ESPECIAL: Micronutrición como apoyo para el desarrollo alimenticio de los niños

“Lo primero es apagar la televisión y platicar de temas que a todos le importen. Si la comida no es la favorita de tu hijo, no lo obligues a comerla simplemente recuerda que él hará lo que sus padres, que te vea comerlo para que él se anime a probarlo”.

Por su parte, a experta María Manera Bassols señaló que hay que respetar a los niños como si fueran un adulto, pues hay etapas cruciales en los pequeños en los que su independencia para decidir sobre lo que ellos quieren los marcan en etapas posteriores.

Ademas, su hambre la basaran en la necesidad de energéticos que su cuerpo requiera en el momento.

“las señales de autorregulación de hambre y saciedad son innatas y, en los niños sanos son efectivas a la hora de cubrir sus requerimientos energéticos y nutricionales… No existe justificación nutricional para forzar a comer a alguien que no tiene hambre o no quiere comer”.

Asimismo , Julio Basulto, dietista-nutricionista confirmó que  “obligar a un niño a comer no es ético, ni educativo y es contraproducente”.

Te puede interesar: ¿Se queda con hambre tu bebé?

“El objetivo no es que el niño coma sino que quiera comer, y que quiera comer saludable, y eso no se consigue con la coacción, con la presión, con la insistencia ni con premios y castigos. El niño es el único que sabe cuánto tiene que comer, eso no lo sabemos los nutricionistas, ni los médicos ni lo saben los padres. Solo lo sabe el cerebro del niño”.

Añadió que, seguramente muchos padres aún piensan que “los niños no saben lo que quieren”, pero la realidad es que ellos saben cuándo es el momento de parar.

“Seguimos pretendiendo que coma porciones similares a las de un adulto y sin duda esto es una acción contraria si queremos reducir el nivel de obesidad de nuestro país”, concluyó.

Por su parte, la también dietista, María Manera Bassols, comentó que obligarlos es “una falta de respeto hacia el niño, no es efectivo”.

Lo anterior, resultará en que este niño relacione el acto de comer como una experiencia desagradable, llevando a los niños a no querer comer y a los padres a recurrir a acciones desesperadas.

About El Asertivo

Powered by moviekillers.com