Home / Nota verde / México a punto de quedarse sin escudo; águila real en peligro de extinción

México a punto de quedarse sin escudo; águila real en peligro de extinción

El águila real, uno de los emblemas de México, está amenazada por la fragmentación de su hábitat, el tráfico ilegal y el cambio climático, afirmó Adolfo Gerardo Navarro Sigüenza, académico de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM.

Es un especie sombrilla o paraguas, porque favorece la conservación de la biodiversidad en zonas semiáridas del norte y centro del país. Es necesario protegerla y conservar su hábitat, pues regula las poblaciones de mamíferos que son su alimento: conejos, liebres, comadrejas o zorrillos.

Su principal amenaza es la pérdida y fragmentación de su hábitat por el cambio del uso de suelo para agricultura y ganadería, así como para asentamientos humanos y urbanización, aseguró el investigador del Laboratorio de Ornitología de la FC.

Las actividades humanas reducen el número de presas para estas aves rapaces, que migran en busca de alimento, “por eso se fueron o desaparecieron del Valle de México”, subrayó.

Aunque llegan a vivir hasta 30 o 35 años en condiciones naturales y mueren de viejas, son un depredador amenazado. Mueren por comer roedores envenenados, o electrocutadas al perchar en cables de alta tensión para detectar presas. O la gente las mata por miedo a que se coman a los borregos y chivos.

También las pone en riesgo el tráfico ilegal de mascotas. Un tramo de la carretera a Matehuala es famoso por la venta de animales silvestres, y el saqueo de huevos y polluelos disminuye las poblaciones de águilas y aguilillas para cetrería, deporte que era privativo de reyes y emperadores.

Navarro Sigüenza resaltó que a la especie Aquila chrysaetos se le llama águila real por su plumaje “color del oro”. Aunque su tono es oscuro, tiene plumas con brillos claros amarillentos que le dan apariencia dorada a su cabeza y cuello.

El tamaño, cola amplia y plumaje son distintivos, y a diferencia de otras aves, tiene plumas hasta la mitad de sus tarsos o patas.

Ligeramente más grande la hembra que el macho, llega a medir 75 centímetros de altura, y dos metros y medio de envergadura (distancia de punta a punta con las alas abiertas).

Junto con el águila arpía, es una de las aves rapaces más grandes de México. Su olfato es poco desarrollado, pero su visión binocular es ocho veces más poderosa que la humana.

En su retina tiene una estructura llamada pecten, que le permite captar más luz y tener una mejor vista para detectar a sus presas a cientos, a veces miles de metros de distancia. Además, sus ojos son muy grandes y se ajustan para enfocarse mientras vuelan para atrapar a su presa. En picada alcanzan una velocidad de 250 kilómetros por hora.

Anidan en riscos y montañas para poder despegar y planear sostenidas por la corriente de aire de convección; ese aire caliente que sube del suelo le permite planear y patrullar su territorio casi sin aletear.

En desiertos y bosques abiertos se alimentan de mamíferos medianos: roedores, aves, pequeños venados, borregos, serpientes, pero sus presas favoritas, en 70 por ciento de los casos, son liebres y conejos (Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad).

Se han puesto en marcha proyectos para estudiarla, pues es una especie que cuenta con pocos individuos en México. Además, por su valor ecológico es enarbolada como una “especie bandera” para la conservación, reiteró el universitario.

Finalmente, subrayó que para preservar a la majestuosa águila real, símbolo histórico e identidad de México, es indispensable mantener su hábitat.

About Circe Vargón

Powered by moviekillers.com