Home / Opinión / Del “Ahora dale un beso…” a un debate aburrido y sin nada nuevo

Del “Ahora dale un beso…” a un debate aburrido y sin nada nuevo

Esténtor Político

A las 21:00 horas comenzó el último de los debates, ahí el tema que intentó ser el central fue “Economía y desarrollo” y se dividió en tres bloques: Crecimiento económico, Pobreza y desigualdad; Educación, Ciencia y Tecnología y Salud, Desarrollo Sustentable y Cambio climático; los moderadores Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig.

Pero el debate de ayer, lo vimos, fue un debate aburrido que no logró despertar en ningún momento el ánimo o el interés de los ciudadanos, si no fuera por los miles de memes que circularon y el “Ahora dale un besó, cabrón…” de El Bronco.

Ricardo Anaya, López Obrador y el Bronco, hablaron de lo mismo y Pepe Meade se mantiene y llevó las mejores propuestas pero no logró ponerle pimienta a sus declaraciones o darle la fuerza suficiente para hacer que sus contrincantes, o al menos uno, Obrador, lo derribara y remontara en las encuestas; que por cierto, muy buena comparación hizo en la parte final “El Bronco” de ellas, donde dijo que ni hoy ni mañana es la votación, así que todo está por definirse el 1ro de julio.

Las propuestas de “El Bronco”, Obrador y Anaya no fueron más lejos y trataron de sembrar en la cabeza de los ciudadanos que “regalarán” dinero vía el asistencialismo y que se bajará el cobro de los impuestos; incluso muy cuestionada debería ser la propuesta de cómo hacer eso sin que se de una mayor recaudación vía el cobro de impuestos.

Aquí sin ser partido y sin tener candidatos a la Presidencia de la República,, por ejemplo, se ve que el Movimiento Antorchista tiene la mejor propuesta en uno de los cuatro puntos que ya se ha planteado de cómo mejorar la suerte de los mexicanos: “Incrementar los salarios y que la gente tenga empleo bien remunerado y para eso es necesario que paguen más impuestos los que ganan más” (o sea los ricos y los empresarios); ¿por qué ninguno de los candidatos a la presidencia es más específico o al menos más concreto como esta propuesta?. Sencillo, no tienen en su prioridad estar de lado de los mexicanos.

 

amlo

 

Con López Obrador, “todo será fácil” (nada más demagógico que esto), así lo dejó ver y sigue con la vieja cantaleta de que la corrupción y la mafia del poder son la madre de todos los problemas, pero no pudo contestar cómo no él no es corrupto cuando en su gobierno en la Ciudad de México autorizó, sin licitación, contratos a Rioboó; ayer, a la interrogante de Anaya a Obrador de ¿Si te muestro los contratos renuncias a la candidatura?, “No, No, No… yo no soy corrupto”, dijo AMLO, pero no respondió si es verdad o falso.

Anaya se comprometió a presentar las pruebas. Otro dato que se vio en el debate es que en el gobierno de AMLO en la Ciudad de México, se generaron 370 mil nuevos pobres, cuatro veces el Estadio Azteca. También fueron claros varios momentos en donde Anaya recriminó a López Obrador que él no representa el cambio pues perdonará la corrupción.

El debate fue aburrido y tedioso, si alguien aguantó ver la mitad se merece un reconocimiento; pues todos candidatos repetían lo mismo sin ir a profundidad en las verdaderas respuestas para atacar la problemática de México. Según López Obrador los problemas se acabarán atacando y terminando con la corrupción, la austeridad y recortando el salario de los altos mandos; Ricardo Anaya se le sigue viendo como un tipo prepotente y autoritario, aunque ha sido el mejor preparado para manejar el escenario en este tipo de debates, pero se le sigue viendo un político agresivo y no logró calar con sus propuestas al insistir en bajar el precio de la gasolina y de llevar a prisión a Peña Nieto y José Antonio Meade.

 

debate

 

Una vez más El Bronco fue la risa y ocurrencia del debate con sus frases, en esta ocasión con el “Ahora dale un beso, cabrón…” lo que hizo reír a los contendientes, televidentes y radioescuchas que aún seguían el debate hasta ese momento. A José Antonio Meade, lo ocurrido en el debate, no le dará para empatar al puntero, pero si alcanzó a explicar una vez más sus propuestas que son, si no excelentes, sí las mejores de los cuatro contendientes. Nuevamente Meade demostró ser el que está mejor preparado y tener mejores conocimientos en temas de “Economía y desarrollo” para impulsar al país, que fueron los temas centrales de discusión en el tercer debate.

El candidato del PRI es el menos malo y el que mejor preparado se muestra para evitar que México no sólo no empeore su situación, sino para que se vean luces de mejorarlo y atacar los problemas de fondo; usar y ordenar la recaudación, pero sí hacerla; crear empleos, reorientar el presupuesto y garantizar educación y salud a los mexicanos.

En el debate nadie ganó, pero Meade ya está en segundo lugar y Anaya en el tercero y ahora se verá más mermado, pues ayer mismo se informó que la Subprocuraduría Especializa en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) atraía la investigación contra el candidato Ricardo Anaya por el delito de lavado de dinero.

 

SegundoDebate1

 

El clímax no político… En la red social twitter pudimos encontrar frases como: “AMLO no está entendiendo el nivel de complejidad que México tiene para poder resolver sus problemas.”, “#DebateINE Muy mal todo, sobre todo los candidatos. #DebateINE” “@JoseAMeadeK habla muy bien pero es como si hablara de otro país. “Como si nadie viera las condiciones actuales de economía, educación, salud”, “Mis respetos para el Bronco, el único candidato que dice “groserías” en un debate a nivel nacional y le vale madres, bien ahí #DebateINE”. Ahora parece que la realidad y la verdad se dice más en las redes sociales que en los propios medios de comunicación o en voz de los políticos ¿No lo cree usted así?

Así se está comentando ya que lo que se dijo en el debate, está y estará en las mesas pos debate para ver la vialidad de las pocas propuestas que pudieron exponerse, ya que en este debate nuevamente se centró en la descalificación. No vimos un Andrés Manuel López Obrador distinto, reduciendo todo a la corrupción, sin una visión de país para lograr su crecimiento económico, desconociendo qué hay que hacer en municipios marginados para desarrollarlos, en pro de cancelar la Reforma educativa.

Es el mismo López Obrador que ha competido en las tres últimas carreras presidenciales, salvo porque el nivel de inconformidad social ha ido en aumento y ahora le permite atizar esa inconformidad. Así que, aunque llegara a la presidencia, la situación del país no mejorará y corre el riesgo de empeorar y esto es un no clímax político para los mexicanos. Por el momento, querido lector, es todo.

Miguel Ángel Casique Twitter @McasiqueOlivos Facebook: /MCasiqueOlivos

Esta opinión solo refleja el punto de vista del autor. 

About El Asertivo

Powered by moviekillers.com