Home / Vida y Salud / Brócoli y Col de Bruselas posibles aliados contra infartos

Brócoli y Col de Bruselas posibles aliados contra infartos

El brócoli y las coles de Bruselas podrían aportar el antioxidante necesario para fortalecer el miocardio, protegiéndolo de un posible infarto, informó Alejandro Silva Palacios, doctor en Biología Experimental por la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

El investigador sobre los efectos de estas moléculas para determinar la viabilidad de su uso cotidiano, señaló que de confirmarse esta hipótesis –si bien la indagación aún se encuentra en fase experimental–significaría un gran avance para el tratamiento de padecimientos cardíacos.

“En el laboratorio tenemos un conjunto de proyectos, aunque la línea que persigo –junto con las doctoras Mina Königsberg, académica del Departamento de Ciencias de la Salud de la citada sede universitaria, y Cecilia Zazueta Mendizábal, científica del Instituto Nacional de Cardiología– es sobre el papel de los antioxidantes como posibles mecanismos de protección en un modelo de infarto al miocardio”.

Por ejemplo, la sustancia contenida en esos vegetales verdes denominada científicamente sulforafano limitaría el riesgo de padecer una cardiopatía, retrasando el peligro de ser víctima de un infarto al miocardio o, si ocurriera, aminoraría el deterioro.

La propuesta del doctor Silva Palacios es someter los cardiomiocitos a hipoxia/re-oxigenación, es decir, colocar las células del músculo cardíaco –capaces de contraerse en forma espontánea e individual– en un suceso de falta de oxígeno y de reoxigenación, con lo cual puede determinarse si es viable la prevención de un ataque al órgano.

“Trabajamos mecanismos de reparación y prevención para reducir la afección a lípidos y proteínas que mantengan la célula en un estado prooxidante y de esta manera los animales que presentan estos problemas conservarán un nivel fisiológico”, afirmó.

Dado que cualquier corazón es viable de someterse a estos experimentos, “lo que hacemos es detener un infarto agudo con esta molécula, lo cual ayuda a visualizar el daño producido a nivel de la obstrucción de una arteria y, a través de ensayos, nos facilita determinar qué tan buenas pueden ser estas moléculas”.

En términos coloquiales puede deducirse que el brócoli y las coles de Bruselas son benéficas para este órgano, aunque en realidad la misión doctoral es más compleja, extensa y detallada.

El especialista, quien por ahora experimenta con ratas Wistar, agregó que si estas moléculas son capaces de disminuir el daño podrían –en un futuro cercano– ser blanco terapéutico para aplicarse en estudios clínicos.

“El siguiente paso sería intentar suministrarlo a pacientes que crucen por un infarto agudo al miocardio, lo que representaría la cima de la indagación, puesto que muchas veces la forma de administración de esas moléculas es intravenosa y lo que nosotros intentamos es que pueda ser directo al corazón para acortar riesgos, por lo que necesitamos la colaboración de especialistas clínicos en este tipo de intervenciones, porque de lo contrario nos quedamos en el nivel básico”, concluyó.

About Circe Vargón

Powered by moviekillers.com